martes, 9 de octubre de 2012

Yo creo en las hadas, yo creo, sí creo

Hoy, más que nunca, creo en las hadas. Creo en la fuerza de los deseos, en que el tiempo lo pone todo en su lugar, en que todo pasa por un motivo, en que todos merecemos una segunda oportunidad....

Han tenido que pasar 14 años. He tenido que llorarte primero, odiarte después y añorarte siempre. He pedido una segunda oportunidad para poder hablarte, poder explicarme, escuchar tus razones.

He intentado contactar contigo. Lo he hecho y me he arriesgado a tener una mala contestación... o el silencio por respuesta.

Y hoy, nueve de octubre de 2012, como surgido de la nada, en mi correo has aparecido TÚ.

He temblado primero, devorado las lineas que me has escrito, llorado después como una magdalena. Te he contestado atropelladamente cuatro lineas cuando mi deseo era enviarte todos los pensamientos de estos 14 años.

He pensado que era una broma. Me han confirmado por teléfono que sí eres tú, pero ahora estoy esperando que me contestes a mis cuatro horrendas lineas, confiando que ahora que sabes que te he leído y no te voy a tirar piedras, podamos empezar de nuevo donde lo dejamos hace ya tanto, tanto tiempo.

Tenemos tantas cosas que contarnos... tanto que compartir...

Los milagros existen, y las hadas, nuestras hadas, también.

(Y lo mejor de todo es que ahora no tendremos que esperar una semana por las cartas ya que existe el bendito internet)

Gracias por ser valiente y volver a mi vida. Siempre te he estado esperando.