sábado, 24 de junio de 2017

Peter

"Entonces Wendy vio la sombra en el suelo, toda arrugada y se apenó muchísimo por Peter.
-¡Qué horror!-dijo, pero no pudo evitar sonreír cuando vio que había estado tratando de pegársela con jabón. ¡Qué típico de un chico!
Por fortuna ella supo al instante lo que había que hacer.
-Hay que coserla -dijo, con un ligero tono protector.
-¿Qué es coser? -preguntó él.
-Eres un ignorante.
-No, no lo soy.
Pero ella estaba encantada ante su ignorancia.
-Yo te la coseré, muchachito -dijo, aunque él era tan alto como ella y sacó su costurero y cosió la sombra al pie de Peter.
-Creo que te va a doler un poco -le advirtió.
-Oh, no lloraré -dijo Peter, que ya se creía que no había llorado en su vida. Y apretó los dientes y no lloró y al poco rato su sombra se portaba como es debido, aunque seguía un poco arrugada.
-Quizás debería haberla planchado -dijo Wendy pensativa, pero a Peter, chico al fin y al cabo, le daban igual las apariencias y estaba dando saltos loco de alegría. Por desgracia, ya se había olvidado de que debía su felicidad a Wendy. Creía que él mismo se había pegado la sombra."

(Fragmento del maravilloso libro de Peter Pan)



 
 
Encargo maravilloso con el que he disfrutado enormemente. La memoria se ha sacudido y me han entrado unas terribles ganas de releer la historia.
 

martes, 31 de enero de 2017

SORTEO!!!!

Y como las promesas se cumplen, aquí subo ya los números disponibles para el sorteo de la muñeca.
 
Es importante decir que es enoooorme. Tiene unos 30 y pico cm. de alto y es súper adorable. Hecha completamente a mano y llena de cariño en cada punto.
 
Para participar es muy sencillo:
 
Sólo hay que elegir un número, enviarme un privado a   elrincondeayla@Gmail.com  y depositar un eurito  por cada número elegido. Una vez confirmado el ingreso (se indicará la forma), se publicará el nombre de la persona en el número elegido.
 
En cuanto estés adjudicados los 30 números, se procederá al sorteo, el cual será grabado y subido al blog.
 
Este precio simbólico es para poder hacer frente también a los gastos de envío necesarios para que la muñeca llegue sana y salva a su destino.
 
¿Empezamos?



 

domingo, 29 de enero de 2017

Borrón.... y cadenetas nuevas.

Desde la última vez que me pasé por aquí han pasado muchas cosas y, sobre todo, el tiempo ha volado.

He dejado mi etapa de paralización laboral y ya llevo cuatro años trabajando, en un terreno que me era totalmente desconocido y con gente maravillosa con la que comparto algo más que el día a día.

Si me lo hubiesen dicho hace cinco años, lo hubiera tachado por loco. Pero la vida es así, imprevisible y sorprendente.

No sólo me he estrenado en el área laboral; también he descubierto una afición que acapara cada segundo libre que el día a día me deja. Más que estrenar, he evolucionado en ella ya que la técnica no me era desconocida. Hablo de los famosos amigurumies, esas criaturas que ahora parecen invadirlo todo y son tan achuchables y dulces como gamberras y macarras quieras que sean.

Empecé con un osito muy simple, pequeñito, el cual me hizo sudar lo suyo. Ahora lo veo y me hace gracia, pero cuando empiezas en algo, todo es cuesta arriba. Lo siguiente fue un Picachu, encargo de mi hijo, un niño por aquel entonces. Y entonces ya me lancé. "A lo loco".





Mirando atrás me llama la atención los problemas que tuve para encontrar patrones en internet. Tal vez no sabía buscar, no había muchos o no sabía mirar. El caso es que tenía poquita variedad. Luego me lancé a comprar algunos patrones más complicados y al ver que era capaz de darles vida.... me fui llenando de confianza.

Ahora no hace falta que busque.... me saltan a la cara sin avisar. Todos los días encuentro algo que me llama la atención. Y me pasa como con los libros: tengo más de los que el tiempo me permite leer.

Esta afición me ha llevado a conocer a gente maravillosa. También me ha regalado momentos muy especiales y, sobre todo, me ayuda a relajarme y cargar las pilas.

He perdido la cuenta ya de todos los Macaquiños (como yo los llamo) que he hecho. Los hay siguiendo patrones, variando algunos, creándolos de la nada.... todo según las indicaciones que me marcan las personas que se los van a llevar.





Es por eso que retomo el blog. Para dejar guardadas las fotos, compartirlas, y tal vez volver a contactar con gente de aquel tiempo con la que charlaba a menudo. Todo será positivo.

Y para empezar fuerte, tengo un sorteo en marcha. Durante el mes de febrero pondré 30 números a disposición de todo aquel que quiera probar suerte. La única condición es hacer una aportación simbólica de 1€ por número escogido, para ayudar en los gastos de envío, ya que el ámbito es todo el territorio español...

Y para que veáis que no es cualquier cosita... aquí dejo alguna foto para abrir boca. Nos vemos en breve.

Esta vez he venido para quedarme.

¿Hay alguien conocido por estos lares?

martes, 9 de octubre de 2012

Yo creo en las hadas, yo creo, sí creo

Hoy, más que nunca, creo en las hadas. Creo en la fuerza de los deseos, en que el tiempo lo pone todo en su lugar, en que todo pasa por un motivo, en que todos merecemos una segunda oportunidad....

Han tenido que pasar 14 años. He tenido que llorarte primero, odiarte después y añorarte siempre. He pedido una segunda oportunidad para poder hablarte, poder explicarme, escuchar tus razones.

He intentado contactar contigo. Lo he hecho y me he arriesgado a tener una mala contestación... o el silencio por respuesta.

Y hoy, nueve de octubre de 2012, como surgido de la nada, en mi correo has aparecido TÚ.

He temblado primero, devorado las lineas que me has escrito, llorado después como una magdalena. Te he contestado atropelladamente cuatro lineas cuando mi deseo era enviarte todos los pensamientos de estos 14 años.

He pensado que era una broma. Me han confirmado por teléfono que sí eres tú, pero ahora estoy esperando que me contestes a mis cuatro horrendas lineas, confiando que ahora que sabes que te he leído y no te voy a tirar piedras, podamos empezar de nuevo donde lo dejamos hace ya tanto, tanto tiempo.

Tenemos tantas cosas que contarnos... tanto que compartir...

Los milagros existen, y las hadas, nuestras hadas, también.

(Y lo mejor de todo es que ahora no tendremos que esperar una semana por las cartas ya que existe el bendito internet)

Gracias por ser valiente y volver a mi vida. Siempre te he estado esperando.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Sencillez

Mañana es un día especial. ELLA está de cumpleaños. La conocí hace mucho, mucho tiempo, cuando nos cambiamos de barrio y era una de las pocas chicas entre todos los chicos de la pandilla.

Siempre ha sido preciosa, con una sonrisa espectacular y una mirada clara y sincera. Pero lo mejor de todo era su interior. Y lo sigue siendo.

Por circunstancias de la vida, que a veces resulta ser muy puñetera e injusta, se cambió de barrio y los años nos separaron.

Pero mira por dónde, esa misma vida que también llega a ser maravillosa, hizo que nos juntásemos de nuevo de una forma curiosa: uniendo a nuestros niños en el mismo colegio y la misma clase. Y claro, como tenía que ser, volvimos a recuperar la relación, esta vez con más fuerza.

Es muy fácil hacerla sonreír, pero también la he visto llorar. Y sólo por eso, por la confianza que ha depositado en mí al dejarme ver su "parte oscura y triste", me tiene enganchada para siempre. Y lo digo así, sin temor a que el tiempo pase, ni que el sentimiento pase, porque soy de las personas que abre su corazón despacito y con mucha cautela a la gente nueva pero... una vez que se ha abierto, soy incapaz de cerrarlo totalmente.

Y ella ha entrado por la puerta grande. Y me mima, me hace reír, me apoya, aún sin saber exactamente mis problemas, ni mis preocupaciones. Pero está ahí.

Por eso mañana, lunes, que es SU DÍA, he quedado con ella. Expresamente. Porque ahora, de nuevo, la vida nos ha separado otra vez. No nos veremos tanto como antes, pero ahora es diferente; tenemos más medios para no perder el contacto, y por mi parte, al menos, no voy a dejar que suceda.

Quería hacerla sonreír de nuevo, su vida no es fácil. Pero en lo material es difícil darle algo que ella no tenga. Por eso siempre recurro a la sencillez y a la sorpresa en lo que a ella se refiere. Y aquí está mi pequeño regalo, lo más sencillo del mundo:

Una cajita llena de dulzura, como ella, para que la devore en momentos de necesidad

Y unas flores que le recuerden que nuestra amistad siempre estará ahí, fresca, sin necesidad de que las tenga que regar.


Muchísimas felicidades, mi brujita de la suerte. Espero celebrar contigo muchos cumpleaños más, porque, como tú decías el otro día,  "no es que ocupes un lugar muy grande en el mundo, pero en el trocito que te ha tocado, intentas marcar la diferencia"

Y lo consigues, cada día, con creces.

lunes, 17 de septiembre de 2012

lunes, 6 de agosto de 2012

Amanecer


Hay momentos en la vida que te sumen en tal estado de tristeza y desesperación que te hacen creer que la única salida es seguir cayendo cada vez más.

Hay situaciones personales que te hacen plantearte tus deseos, valorar tus esperanzas, sopesar tus posibilidades y descubrir todos y cada uno de tus miedos.

Hay personas que aparecen en tu vida sin llamarlas, sin tener nada contigo.... pero que tambalean todo tu universo volviéndolo del revés.

Hay sentimientos imparables, demoledores, que inundan de alegría a la persona que representa el centro de tu vida pero.... destruyen todas tus ilusiones.

Hay instantes claves en los que te ves forzada a tomar decisiones, a hacer preguntas complicadas de las que temes escuchar las respuestas pero que son imprescindibles para tirar hacia delante.

Hay encuentros que pueden cambiarlo todo y que te hacen temblar por un posible desenlace.

Pero como el sol, siempre tenemos que rendirnos agotados para erguirnos pletóricos al día siguiente y luchar por lo que queremos.

Y aunque todavía hay momentos que me acechan las nieblas del dolor y la inseguridad... al menos ahora sí veo el sol asomando a través de las nubes.

Hubo días en los que pensaba que quererle tanto era una maldición .... pero eso mismo es lo que me obliga a cambiar mi actitud y no tirar la toalla.

Y aunque se empeñe en decirme que nada dura para siempre y todo tiene su final, estoy dispuesta a demostrarle que ese final, al menos, no sucederá mañana.